COVID-19 y niños nacidos prematuramente

Ante la lógica inquietud y las preguntas que muchas familias nos están formulando, hemos solicitado la opinión de dos expertos sobre qué hacer ante esta pandemia cuando se tiene un hijo nacido prematuramente.

El Dr. Juan Casado, con una larga experiencia como responsable de cuidados intensivos en el Hospital Niño Jesús de Madrid, nos dice que «hasta donde se conoce los niños son más resistentes a padecer infección por Coronavius que otros grupos de edad. Además, cuando se infectan lo hacen con pocos o ningún síntoma. La experiencia proporcionada por esta enfermedad en China refiere que la mortalidad en niños y adolescente es prácticamente nula, aunque no hace referencia específica a niños prematuros». Los niños prematuros, fuera del periodo neonatal, deberían seguir las mismas precauciones que sus padres y hermanos, igual que la población general, «ya que los niños prematuros son niños normales, excepto los que desarrollaron broncodisplasia pulmonar por el uso prolongado de oxigeno o ventilación mecánica agresiva. Estos niños, al igual que aquellos niños con enfermedades crónicas del corazón, pulmones, hígado, riñones o con cáncer o en tratamiento con inmunosupresores tienen un riesgo añadido por lo que su aislamiento tiene que ser más riguroso».

Otra fuente consultada, el Dr. Eloy Pozuelo, pediatra de atención primaria en Málaga, también considera que la prematuridad en sí misma, y más en los niños que ya tienen una edad, no constituye a priori un factor de riesgo.

Ambos expertos coinciden pues en que hay que guardar todas las medidas de precaución posibles que se plantean para la población en general -no salir a la calle, lavarse las manos, no tocarse la cara, toser en el codo, etc.- y en ser más rigurosos con el aislamiento de los niños que tienen enfermedades crónicas, como sugiere el Dr. Casado.

Os recordamos que APREM dispone de un Servicio de Orientación y Apoyo Psicológico gratuito, contactando con vicepresidencia@aprem-e.org