Del alta hospitalaria hasta la edad de escolarización

Durante el periodo en el que el bebé permanece en la unidad de neonatos, los padres nos vemos invadidos por diversas emociones: por un lado, la angustia del día a día, de los cables y de los aparatos, de las alarmas, de los continuos análisis y revisiones, el temor a las noticias que se van a recibir en cada informe; por otro, la confianza en el equipo y los medios técnicos, en los avances médicos que posibilitarán la solución a cualquier contingencia que pueda presentarse.

Finalmente, tras un periodo variable en función de cuánto se haya adelantado el nacimiento y de las circunstancias que hayan ido presentándose, nuestro bebé ya está preparado para irse a casa. Ha alcanzado el peso suficiente y puede regular su temperatura corporal y respirar y seguramente alimentarse por sí mismo, pero ¡se le ve tan pequeño y frágil! Surgen ahora otro tipo de temores: cómo hacer frente al día a día y a los posibles problemas, precauciones especiales, la incertidumbre sobre el futuro, decisiones sobre su educación, etc.

En este apartado hacemos un recorrido por las vicisitudes, complicaciones, situaciones en definitiva, a las que los padres es muy posible que nos enfrentemos durante el periodo de tiempo que abarca desde el alta hospitalaria hasta el momento de escolarización y las diferentes alternativas para superarlas con éxito:

  • Cuando se acerca la vuelta a casa
  • Los padres deben preparar (y prepararse para) el alta
  • Una vez en casa
  • Observación y valoración del desarrollo evolutivo. Atención Temprana
  • Seguimiento del desarrollo del niño desde el nacimiento y durante su escolarización (Educación Infantil)
  • Principales apoyos y recursos
  • Detección precoz de alteraciones: Signos de alarma
  • Hitos del desarrollo de 0 a 36 meses (edad corregida)
  • Incorporación del niño prematuro a la escuela: El papel de los Equipos de Atención Temprana
  • Preguntas frecuentes sobre niños prematuros entre los 0 y los 3 años de edad
  • Fuentes y referencias consultadas

 

Más información

 

Ahora entramos en un momento maravilloso; Álvaro, con casi 3 años, reivindica que ya es ‘mayor’ por lo que quiere subir y bajar solo, comer solo, bañarse solo y llevar su propia mochila en todo momento, tal y como aparece en la foto. Recuerdo que cuando nació y dependía absolutamente de aparatos mecánicos para sobrevivir (respirador, sonda, monitor, medicación intravenosa…), yo pensaba que este día nunca llegaría. Pero ha llegado.

Quién nos iba a decir a nosotros que Pedro estaría así de bien el día que cumplió los 3 años. Parece que fue ayer cuando nos dijeron que tenían que sacar a Pedro de su suite de lujo con urgencia y el susto que teníamos en el cuerpo por no saber qué pasaría, al verle tan pequeño, al verle tan indefenso con tanto cable y tubos. Y mírale, con 3 años ya, tan feliz y tan contento, tan alegre y tan nervioso, tan inteligente y tan mimoso. Verle disfrutar así día a día nos transmite mucha tranquilidad.